Próximo Partido

Visita a nuestro Patrocinador

Noticias

La afición era consciente de la importancia del partido y llenó La Fonteta para apoyar a un equipo que necesitaba ganar para no ver peligrar el billete para la Copa y que llegaba de dejarse la piel en Estambul para lograr una sufrida victoria ante el Fernerbahce.

Y el equipo volvió a responder desde el primer minuto, con menos acierto que el Iberostar en el tiro pero con más intensidad defensiva y segundas oportunidades tras rebote, que le valieron para mantener la igualdad en los primeros diez minutos, a los que se llegó 22.23 tras una canasta de Quino Colom sobre la bocina.

Labeyrie y Dubljevic se habían apoderado de la zona en ese primer cuarto, pero la balanza bajo los aros se equilibró con la entrada a pista de Shermadini, quien hizo daño tanto anotando como cargando de faltas personales a los interiores taronjas, con seis recibidas en sus primeros diez minutos en pista.

Pero Dubljevic no bajó los brazos y siguió tirando del carro taronja como hizo el pasado viernes en Estambul. Un liderazgo al que se sumó el acierto de Quino Colom desde más allá de las línea de 6,75, con tres triples que permitieron al Valencia Basket irse al descanso dos puntos arriba, aunque supieron a poco tras los cinco puntos consecutivos de Sasu Salin al final del segundo cuarto (47-45).

Con el mismo quinteto del inicio, pero con la amenaza de Shermadini enfrente arrancó una segunda parte en la que el Valencia Basket logró romper el partido y anular el peligro del pívot georgiano, con un colosal Dubljevic y unos minutos espectaculares de Jordan Loyd en el tiro exterior que llevaron a Vidorreta a tener que pedir un tiempo muerto a falta de poco más de dos minutos para el final del tercer cuarto, con 70-58 en el marcador.

Un triple de Álex López permitió al Iberostar bajar de la barrera de los diez puntos, pero cinco puntos consecutivos de Tobey devolvieron la tranquilidad a La Fonteta. Al menos hasta que un triple de Marcelinho sobre la bocina y que entró con suspense, puso a los de Vidorreta de nuevo a diez puntos a falta del último cuarto.

La buena defensa taronja y la superioridad en el rebote permitían ser optimistas de cara a los últimos diez minutos, pero pese a un nuevo triple de Dubljevic y otros cuatro puntos de Abalde, el Iberostar se puso a tiro de tres a falta de 6:13 minutos, gracias a su jugador franquicia, Shermadini.

La Fonteta recordaba que la Copa del Rey estaba en juego, era momento de apoyar a los suyos y de presionar al rival y los decibelios aumentaron en las gradas, sobre todo tras algunas decisiones dudodas de los árbitros.

Marcelinho puso un inquietante 87-85 en el marcador a falta de 4:20 para el final,pero de nuevo aparecía Abalde (sin puntos en los primeros tres cuartos) para abrir una pequeña brecha, con nueve puntos cuando más falta hacían.

Una pérdida de Marinkovic la aprovechó Dani Díez para volver a ponerse a dos, pero respondió Van Rossom con dos entradas a canasta consecutivas (93-87). Quedaba poco más de un minuto y la victoria se acariciaba, pero un tripe de Yusta devolvía los nervios a La Fonteta. Abalde de nuevo, tras asistencia de Dubljevic, elevaba la diferencia a 95-90 y pese a un último tiro libe de Yusta, el triunfo ya nos se escapó, con un último triple de Abalde que elevó su cuenta hasta los 14 puntos en el último cuarto y dejó el marcador en 98-91.

El Valencia Basket pone pie y medio en la Copa del Rey de Málaga y La Fonteta sigue enamorándose de un equipo que crece a pasos agigantados cada partido.

Fuente: SuperDeporte