Próximo Partido

Visita a nuestro Patrocinador

Noticias

El Valencia Basket demostró que jugar sin pívots puros no es un problema en el baloncesto actual. Pese a las bajas de Bojan Dubljevic y de Mike Tobey por lesión, el equipo taronja superó al Khimki (75-84) ganando hasta la batalla del rebote con una reacción final espectacular liderada por Fernando San Emeterio. Un triple del alero cántabro se estiraría hasta convertirse en un parcial de 0-9 con el apoyo de Maurice Ndour y de Alberto Abalde. El gallego puso la guinda con un rebote ofensivo de los 11 que capturó en total y un triple que sentenciaban un excelso y trabajo triunfo valenciano.

Ese parcial de 0-9 fue la consecuencia de una reacción defensiva taronja desde los últimos 4 minutos, cuando el partido había llegado al empate a 73. Desde entonces, Khimki no pudo encontrar el aro con facilidad y Valencia Basket fue creciendo hasta conquistar la primera de sus aventuras rusas con San Emeterio como principal protagonista (18 puntos sin fallo).

Eso sí, todo se cimentó desde el primer cuarto. Los de Jaume Ponsarnau se olvidaron de sus bajas en la pintura para castigar desde más allá del arco. Los 7 triples que anotaban los taronja y los 29 puntos que sumaron en los primeros 10 minutos de partido serían clave para llegar con opciones al final. De hecho, ese colchón permitió que la máxima diferencia de Khimki solo fuera de 6 puntos.

Bajo la dirección de Sam Van Rossom, el acierto de Aaron Doornekamp y las apariciones de Ndour, Valencia Basket volvería a hacer uso de su coralidad para acumular una victoria más. Con el triunfo, los de Jaume Ponsarnau se colocan con un balance de 9 triunfos por 10 derrotas para seguir cerca de los ocho primeros puestos.

Fuente. Marca. C. Martinez