Próximos Partidos

Próximos Partidos: Madrid - Valencia

Visita a nuestro Patrocinador

Noticias

La vida sin Nikola Mirotic sigue siendo igual para el Barça. Ante Valencia Basket, la estrella culé no participó tras su positivo por COVID-19, pero poco importó. Con la irrupción de Roland Smits (15 puntos), activo desde el salto inicial, y bajo la dirección de Nick Calathes (14 puntos), el equipo de Jasikevicius pudo asaltar la Fonteta. Eso sí, las dudas en el juego culé siguen siendo las mismas con o sin Mirotic. Tanto, que estuvo a punto de desaprovechar una ventaja de 15 puntos.

Todavía en proceso de formación, el Barça fue una máquina de perder balones, sobre todo en la primera parte. Thomas Heurtel no estuvo acertado y Adam Hanga ejercía más de segundo base. Solo Calathes y Smits parecían escaparse de las prisas por ganar su segundo partido en tres jornadas de la Euroliga.

Pero si el Barça está en formación, este Valencia Basket todavía no exprime su verdadero potencial. Un día más, el conjunto taronja quedó desconectado tras el descanso. Bojan Dubljevic y Derrick Williams habían mantenido con vida a Valencia Basket, pero la segunda unidad no encontró en ningún momento la manera de entrar en partido.

Sin la claridad de Guillem Vives, Valencia Basket solo tenía un camino: lanzar triples. Y por muy dudoso que sea el juego culé a estas alturas de temporada, superar al Barça en un intercambio de puntos continúa siendo tarea complicada. Sobre todo cuando van sumando actores protagonistas a su papel.

Si Smits y Calathes sostuvieron al Barça en la primera parte, Álex Abrines apareció por el parqué para convertirse en una amenaza real desde más allá del arco. Un triple suyo aderezado por una canasta de Oriola llevó el +15 al marcador, la máxima para los culés, justo en el último cuarto.

A Valencia Basket le quedaba agarrarse a la heroica y buscar la remontada. Ponsarnau quiso asfixiar a Calathes poniéndole encima a Nikola Kalinic. La jugada salió bien, pero solo a medias. Valencia Basket aprovechó el agobio de Calathes para bajar de 10 puntos la diferencia y soñar con meterse en partido a tiempo.

Fue precisamente Nikola Kalinic quien mantuvo vivo el sueño de la remontada. Dos triples suyos apretaron el marcador y dejaron la diferencia en solo 6 puntos con poco menos de tres minutos por jugar. El Barça había perdido su comodidad y sus ideas en la pista y hasta desaprovechó una antideportiva de Martin Hermannsson y una técnica de Ponsarnau. Había llegado el momento taronja, a quien el propio Barça regalaba vidas y esperanza. Pero, una vez más, había llegado tarde.

Y entre la polémica y la tensión, el equipo de Jasikevicius jugó mejor en los momentos clave. Buscando el balón dentro para Davies y aprovechando que Valencia Basket lo mandaba a la línea de tiros libres, el Barça obligaba a su rival a tener más de un ataque para darle la vuelta al partido. Ni siquiera la insistencia de Kalinic pudo cambiar el guion (66-71).

En la Fonteta, la sensación final fue que el Barça pudo haber ganado fácil y que Valencia Basket continúa buscando la constancia en su juego. Ambos proyectos buscan cuadrar sus piezas.

Fuente: C.Martinez. Marca