La semifinal más surrealista de la historia no pudo acabar de forma más cruel para el Valencia Basket, que después de remontar un 0-2 en Barcelona, vio cómo se le escapaba el billete para la final en el último segundo por culpa de una canasta de Marcelinho sobre la bocina.

El brasileño, que jugó los 40 minutos, abrió el marcador y tiró del Barcelona en un primer cuarto en el que anotó los siete primeros puntos de los de Xavi Pascual. Pero Van Rossom, Lafayette y, sobre todo Doellman, llevaron al Valencia Basket a tomar el mando instantes después. El porcentaje de acierto de ambos fueigeramente superior a los de los últimos partidos, de ahí que ninguno lograra escaparse a más de cuatro puntos, la diferencia que había hasta el último mate de Dorsey a falta de tres segundos (20-18).

Ya en el segundo cuarto, el Valencia Basket dio un pequeño tirón y tuvo en varias ocasiones hasta siete puntos de ventaja gracias, entre otras cosas, a los triples de Sato y Rafa Martínez. Una ventaja apoyada también en los errores del Barcelona desde la línea de tiros libres. Pero cuando parecía que los visitantes se metían en el partido de nuevo al acercarse hasta los cuatro puntos (34-30) tras una canasta de Lorbek, Doellman y después Sato (que anotó cinco puntos tras una antideportiva a Papanikolaou), estiraron la ventaja hasta los once puntos (41-30).
Marcelinho y Dorsey rompieron el parcial de 7-0 para los locales y redujeron de nuevo la ventaja hasta los siete puntos (41-34). Perasovic no tardó en pedir tiempo muerto a falta de poco menos de un minuto para el descanso. Lishchuk sumó los dos últimos puntos de tiro libre y Doellman evitó una última canasta de Lorbek con el que fue su segundo tapón del partido. El estadounidense, junto a Van Rossom y Sato, fueron los mejores en la primera parte.
Pero cuando la semifinal parecía encarrilada, el tercer cuarto cambió de lleno la perspectiva, con un Valencia Basket que se vino abajo y un Barcelona que, de la mano de Navarro, Marcelinho y Tomic, fue recortando diferencias hasta el punto de incluso ponerse por delante (57-59) a falta de menos de un minuto tras dos tiros libres de Abrines. Marcelinho aún aumentó la diferencia con dos tiros libres en el último segundo que pusieron el 57-61 a falta del último cuarto. Los 14 puntos de Doellman no eran suficientes, pero aún quedaban diez minutos. Eso sí, el estadounidense llegó al último cuarto con cuatro faltas personales.
La pelota empezaba a quemar y con Doelllman en el banquillo, apareció Sato para empatar el partido con dos canastas consecutivas. Tomic y Marcelinho, los mejores del Barcelona, devolvieron los cuatro puntos de ventaja a los de Xavi Pascual. Perasovic se vio obligado a recurrir al MVP de la Liga y Doellman respondió con dos canastas impresionantes que mantenían al Valencia Basket en el partido pese a la explosión anotadora final de Tomic.
Con seis abajo a falta de dos minutos, Rafa Martínez puso en pie a la Fonteta con un triple e instantes después, Van Rossom respondió con otro triple a una canasta de Marcelinho (73-75). Hubo posesión para empatar y se perdió, pero a falta de cinco segundos, Sato igualó el partido (75-75). La final se tocaba con las manos y había que defender como nunca. Pero ahí apareció Marcelinho, que después de jugar los 40 minutos del partido aún tuvo la lucidez para anotar una última canasta inverosímil y llevar al Barcelona a una final que mereció más el Valencia Basket.
Ficha técnica:
75.- Valencia Basket (20+23+14+18): Van Rossom (10), Lafayette (6), Ribas (2), Doellman (18), Lishchuk (8) -cinco titular- Triguero (4), Sato (17), Lucic (2) y Rafa Martínez (8).
77.- FC Barcelona (18+16+27+16): Huertas (22), Navarro (11), Papanikolaou (4), Nachbar (-), Tomic (20) -cinco titular- Dorsey (5), Abrines (4), Oleson (2), Lorbek (9) y Lampe (-).
Árbitros: Hierrezuelo, Pérez Pizarro y Conde. Sin eliminados Incidencias: quinto y último partido de la semifinal de la Liga Endesa disputado en el pabellón de la Fuente de San Luis ante 8.500 espectadores
 
Fuente: Superdeporte. J, Valero